Butacas de luz: 50 años sin Marilyn