Cortos de cuentos clásicos: El almohadón de plumas